Experiencias personales de adolescentes

Experiencias personales:


Estos dos días han sido de los más provechosos que he vivido. Cuando vi el programa por primera vez, con diez sesiones en sólo dos días, me pregunté cómo iba a ser capaz de sentarme en todas ellas. Pero de hecho, luego vi que llegaba unos quince minutos antes a la sala para sentarme a meditar en silencio.- Ammu (Class XI)


La primera vez que hice Anapana fue aburrido. Pero cuando sentí que algo cambiaba en mí, me empezó a gustar. Anapana es muy bonito e interesante. Es muy difícil, pero no imposible. Al principio hay algo de dolor, pero al seguir practicando el dolor disminuye, y al final nos sentimos cómodos. Podemos aumentar nuestra confianza en nosotros y también podemos reducir la rabia, las mentiras, etc. Por último, me gustaría decir que todo el mundo debería aprender Anapana y vivir feliz- Pooja Mantri (Class VIII)


Tras un mes de experiencia con la meditación Anapana:
Hay que vivirlo para creerlo. Con fe, nacida de la experiencia, puedo decir honestamente que no sólo me he sentido más tranquila, sino que las personas a mi alrededor han sentido lo mismo. Un mes es mucho tiempo y he tenido los habituales altibajos, pero la práctica diaria de Anapana me ha ayudado a recuperar el equilibrio- Lakshmi Naik


Ahora siento que podré concentrarme más al estudiar y que, incluso si me distraigo, podré volver a concentrarme en los libros lo más rápido posible. Gauthami (Class X)

Siento que he hecho un trabajo estupendo viniendo a este campamento. No me había planteado nunca que venir a este curso pudiera cambiar mis pensamientos. Ahora puedo diferenciar entre lo bueno y lo malo, he aprendido a controlar la mente, e incluso estoy interesado en venir a un curso de diez días.Chodup Tenzing (Class IX)

La verdad es que, antes de venir, la idea de un curso de meditación me hacía reír. Pensé que sería un curso doloroso y que no sería más que una forma de perder tiempo y energía. Pero cuando empezó el curso empecé a darme cuenta de que estaba equivocado. Para mí este curso de meditación era totalmente nuevo, y antes no tenía ni idea de su esencia. Es un medio para estimular la energía y la mente. No se limita a proporcionar fuerza mental, sino también física. Al ser estudiantes, nuestras mentes están llenas de preocupaciones, tensión y nervios sobre las notas o el futuro. Al ser adolescentes, estamos siempre emocionados. Deberíamos meditar al menos 15 ó 20 minutos dos veces al día. Esto nos ayudaría a concentrarnos en los estudios y, por tanto, a conseguir nuestros objetivos y metas en la vida. Considero que Anapana es una técnica muy útil que sirve para que la mente de los jóvenes se dirija en la dirección correcta. Nazia Abedin (Class XI)

Volver al inicio

Experiencias personales: Asia


Mi mente dispersa – reflexiones de un estudiante de Malasia


Plantación de árboles en Malasia

Puedo concentrarme más en lo que estoy haciendo y me distraigo menos que antes.-chico adolescente de Singapur

Mejoró mi nivel de concentración y también aprendí a controlar mejor la rabia.- Sagarika, chica de Singapur

Asistí a mi primer curso de Anapana en Dhamma Joti, Yangon en el año 2000, cuando tenía ocho años. Desde entonces, he participado en cuatro cursos de 3 días y once de un día.

Me encanta esta maravillosa técnica, que me ha mostrado la belleza de la Naturaleza. Antes de saber esto, mi mente siempre estaba llena de pensamientos sobre el futuro. Me he vuelto más segura y decidida a enfrentarme a cualquier situación que surja del estrés, la ansiedad, la rabia y el miedo. Siempre hago Anapana antes de irme a la cama, y todas las mañanas mi madre, mi padre y yo hacemos Anapana en la mesa antes de desayunar. Esta práctica diaria de 10-15 minutos de Anapana durante un año me ha ayudado a cambiar mi actitud y mi comportamiento. Antes me costaba mucho concentrarme. Ahora siento que me concentro más.

Anapana es la mejor técnica para controlar la mente, pues los chicos de mi edad pueden recibir fácilmente malas influencias de malos amigos. Anapana nos mantiene en el camino correcto. Es un método muy bueno que sirve para que todo el mundo mejore sus talentos. Me ha ayudado a llegar en primer y segundo lugar en competencias de natación.

Estoy muy agradecida a Goenkaji, a todos los profesores de cursos de niños y a mis padres. Creo que todo el mundo debería aprender Anapana y vivir feliz. - Wai Yan Hpone Paing


Actividad creativa, curso de adolescentes en Dhamma Joti, Yangon

Con tan sólo ocho años asistí a mi primer curso de Anapana para niños, animado por mi madre.

La experiencia de ese primer curso fue tan impresionante, que acabé participando en unos 13 cursos. Ha cambiado por completo mi forma de pensar, mi nivel de confianza, mi concentración en los estudios, mi preocupación por los sentimientos de los demás, y me he vuelto más servicial.

Con dieciséis años, cuando fui a un curso de Anapana, el profesor me pidió que ayudara a los voluntarios del curso. Durante la meditación Anapana de media hora tuve algunas sensaciones inesperadas. Al principio me sorprendió y entonces se lo conté al profesor. Este me sugirió que asistiera a un curso Vipassana de 10 días. Mis padres y mi hermana también me animaron a asistir a un curso de 10 días. Mi hermana y ocho amigos de unos veinte años asistieron a ese curso de 10 días. Mi propia experiencia de meditación durante el curso fue tan notable que no encuentro palabras que puedan describir las sensaciones que tuve. Los profesores asistentes también me ayudaron dándome ánimo. Al final el resultado fue muy satisfactorio.

Ahora me concentro mejor en los estudios y también ayudo a mi padre en su negocio. Acabo de terminar el bachillerato: cuatro asignaturas con sobresaliente y dos con notable.

En el futuro haré lo posible por asistir al menos a un curso de 10 días al año y animaré a mis buenos amigos a asistir a estos cursos. Siento un profundo agradecimiento hacia todos mis profesores.- Nitesh Verma


Experiencias de chicas sobre el curso

Empecé a meditar con dieciséis años. Al principio sólo había cursos para niños de 1 día. No tenían cursos de 2 días como ahora. En los cursos de niños de 1 día nos dividíamos en grupos por edades. Mis padres son meditadores, así que querían que mi hermano y yo nos uniéramos a los cursos de niños.

Al principio sólo íbamos allí, no para meditar sino, para ser franca, íbamos por nuestros padres. Como chica de dieciséis años, por esa época me resultaba complicado sentarme durante una hora sin abrir los ojos. A veces me preguntaba: "Por qué nos torturan así? Ja, ja!".

Pero poco a poco, con el paso del tiempo sentí mucha más serenidad, paciencia y seguridad. Mejoró mucho mi nivel de concentración. Al principio, antes de meditar me faltaba confianza y paciencia, lo cual me hacía muy irritable e iracunda. Al ir haciendo más y más cursos de niños, poco a poco conseguí mejores notas en los exámenes gracias a mi buen poder de concentración. Eso me ha ayudado a sentir más seguridad en mi misma.

Un día mis padres me sugirieron que asistiera a un curso de 10 días. Lo hice con muchas ganas e intenté seguir bien todas las normas. Sorprendentemente, esto trajo consigo muchos cambios en mí que no puedo expresar en palabras. Mis padres y mi hermano están muy contentos conmigo. Y ahora estoy estudiando fuera, así que tengo que estar sola. En estos momentos, la meditación me ayuda a decidir lo que está bien y lo que está mal. Me da seguridad para comunicarme bien con la gente y también me ayuda a comprender los problemas y sentimientos de los demás.

Creo que todo el mundo, especialmente los adolescentes y jóvenes, deberían meditar para llevar una vida mejor y mejorar mucho la personalidad. - Chitra Verma


Chicas de Myanmar

Asistí al primer curso de Anapana-Sati impartido por Goenkaji en 1996, en Dhamma Joti, Yangon, cuando tenía ocho años. Después he asistido a todos los demás cursos allí: cursos de uno, dos y tres días. Practicábamos Anapana-Sati y teníamos discusiones en grupos pequeños, y me resultó muy provechoso para mi vida.

En las charlas previas al curso nos inspiró saber cosas de Goenkaji, nuestro profesor vigente en el linaje de profesores- Sayagyi U Ba Khin, Saya Thetgyi, Venerable Ledi Sayadaw y el Buddha, el iluminado, que enseñó la técnica del Anapana-Sati. Tuvimos la oportunidad de observar los cinco principios morales.

En los grupos pequeños hablamos sobre qué es el Dhamma (la verdad o ley de la naturaleza) y las cualidades de las personas nobles. Esto nos animó a practicar Anapana-Sati con diligencia en la práctica de grupo de la sala de meditación. El curso nos mostró el camino que debemos seguir para llevar una vida feliz y hacer felices también a los demás. Sentimos el Metta (amor incondicional) y la compasión de los profesores y ayudantes, que fueron tan agradables y amables, y que nos ayudaron a comprender las enseñanzas.

Practico diez minutos cada mañana y tarde para que la semilla recibida de Goenkaji se convierta en una planta y siga floreciendo hasta convertirse en un gran árbol que dé frutos, flores y sombra a mi vida.

Los beneficios que obtengo de la práctica de Anapana-Sati son:

Nwe Lei Ko Ko (con dieciséis años Nwe Lei Ko Ko aprobó el examen de ingreso con notas estupendas, con distinciones de honor en las seis asignaturas. Con diecisiete años asistió a su primer curso Vipassana de 10 días, y a su segundo a la edad de dieciocho años. Ahora estudia en la segunda clase M.B.B.S. del Instituto de Medicina I, en Yangon.)


  Periodo de actividad en Jogjakarta

Cuando la mente está agitada, con miedo, enfadada, triste, etc., podemos meditar con Anapana durante un rato y esto nos ayudará a calmar la mente y despejarla. - Adolescente, Jakarta, Enero 2010

Puedo reconocer qué es lo que hay en mi mente. Esto es muy útil, porque así no somos esclavos de nuestra propia mente. Adolescente, Jakarta, Enero 2010



Feedback de un curso para adolescentes en Jakarta diciembre 2009:


Curso en jakarta, Indonesia

Volver al inicio

Experiencias personales: Europa


Adolescentesen el Centro Vipassana de Hereford, UK

La meditación es un momento privilegiado en el que una persona está en calma lejos del ruido, ¡lejos de todo!, en particular es esta tranquilidad la que encontramos tan poco en la vida. La vida es como un río que purificamos muy poco, excepto durante la meditación. A veces está en paz, otras agitado, a veces nublado, a veces oscuro. La mente siempre está sobrecargada con todo tipo de pensamientos. La meditación es una forma excelente de domar la mente dispersa. También es un remedio contra el enfado y la melancolía.- Chico de 13 años

Cuando empecé este curso por primera vez, me pareció un poco duro, pero según avanzaba el curso me fue pareciendo más fácil. La mayoría de la gente cree que la meditación es muy fácil, pues te sientas en el suelo y no haces nada, pero ahí es en lo que se equivocan, pues es una de las cosas más difíciles. Tienes que concentrarte todo el tiempo en la respiración. Esta es mi tercera vez en Dhamma Dipa (este chico vino a un curso de fin de semana después del primer curso para escuelas) y me encanta venir aquí, pues me calma y me relaja mucho. Mi vida está más llena de paz y mis padres han comentado que mi actitud ha cambiado. Cuando medito me siento como si fuera la única persona de la sala. ¡Me muero de ganas de volver en otra ocasión para poder sentirme aún más calmado!- Chico del Reino Unido




Periodo de actividad en Alemania

Volver al inicio

Experiencias personales: Norteamérica

Cuando me enfado con algún familiar puedo usar lo que he aprendido. Y cuando hago los deberes me ayuda a concentrarme. - Rachel Tonyan

Me gustó la noche de las pizzas, aunque no tuvieran pizza de champiñones. Al final conseguí meditar durante 10 minutos, estando atento a la respiración. Me gustaba caminar por las mañanas alrededor del estanque durante el periodo de actividad física. Aprendí a ser más paciente de lo habitual.


Curso para adolescentes en Canadá (arriba) y en California y Washington (abajo)

    

Volver al inicio

Experiencias personales: Australia


Sala de meditación en Dhamma Rasmi, Queensland

El curso me ha enseñado a serenarme y a estar en calma y en paz. Me gustaron los ejercicios de meditación, que me ayudaron a meditar. Este programa lo deberían hacer los niños para aprender a meditar, pues les resultará muy beneficioso en la vida. Fue muy útil. - Diana, 16 años

He conseguido entender mucho mejor la meditación y mejorar la concentración. Me gustó aprender a hacer Anapana, pues nos enseñaron paso a paso. Hacer este curso es muy beneficioso. Básicamente te sientes mejor contigo mismo y tu punto de vista se vuelve más positivo. Gracias por dejar que otros chicos y yo hagamos este curso. - Udan, 14 años


Tiempo de recreo  en  Queensland

Creo que he conseguido controlar mejor mi mente y he adquirido métodos para calmarme cuando tengo una crisis. Me gustaba meditar escuchando a Goenka. No os lo penséis, id y os encantará. - Ruby, 14 años

He aprendido a aplicar técnicas sencillas en el día a día y espero que mi concentración mejore. Las lecciones son profundas y realmente te animan a centrarte en la meditación. Un día estupendo para mejorar tu forma de meditar y permitirte crecer como persona. Lo recomiendo mucho. Fue un día informativo estupendo y doy las gracias a todos los organizadores. - Kasun, 16 años

Volver al inicio

Experiencias personales: África

Creo que la meditación es muy importante en este mundo tan ocupado porque nos ayuda a mantener una mente estable y también nos ayuda a hacer nuestro trabajo con el entendimiento correcto.


    

Fotos de Etiopia y Ciudad del cabo, Sudáfrica

Volver al inicio

Adolescentes

Traducciones

English
Français
한국어
Polski
Português
Pусский

Más información

Por favor visita www.dhamma.org/es