P & R: ética

La esencia de llevar una vida ética está en el hecho de no buscar excusas para actuar correctamente. Una excusa es que hay que ser deshonesto para tener éxito en este mundo porque todos los demás lo son, y ellos están progresando rápidamente. Y, si no haces lo mismo vas a quedarte atrás.

Comprende que este tipo de pensamientos es el resultado de la debilidad de la mente. Esta meditación volverá tu mente tan fuerte que nunca más considerarás faltar a la ética, y encontrarás el éxito llamando a tu puerta. Por el contrario, si tienes miedo de fallar porque no estás usando métodos deshonestos para tener éxito, entonces este miedo se volverá la causa de tu fracaso, mientras que la fuerza de tu mente te traerá el éxito. Entonces debes fortalecer la mente en vez de debilitarla con un pretexto u otro.

A medida que crezcas, entenderás mejor como la gente que adquirió nombre, fama, posición y bienestar a través de métodos deshonestos, y que están aparentemente viviendo vidas exitosas, siguen agitados y llenos de desdicha. Cuando progreses en este sendero, entonces te darás cuenta de que ese tipo de personas no duermen bien por la noche y no tienen paz durante el dia. ¿Qué ganaron, con tanto éxito? El bienestar, posición, fama y nombre son inútiles si no traen paz y felicidad.

Por otro lado, una persona sin tanto bienestar o fama, pero con un corazón satisfecho y lleno de compasión, es una persona de alma noble, y lleva una vida realmente feliz. Entonces, para competir en el mundo y tener éxito, no elijas el sendero equivocado. Para eso estás aprendiendo a meditar siendo joven, para no elegir en ningún momento el camino equivocado. Ni tan solo para obtener un objetivo seguro, no camines por el sendero equivocado. Siempre toma el buen sendero, el de los hombres sensatos.

Esta es una buena pregunta. Si la observación de la respiración no nos ayuda a preservar la moralidad y mejorar como personas, entonces es una pérdida de tiempo. Esta técnica ayudará mucho a tener una vida mejor. Si continuamos observando el flujo natural de la respiración, notaremos que nos ayuda a ganar el control sobre la mente. Nuestra mente no volverá a ser débil y agitada. Mientras más se concentre, más fuerte y sabia se vuelve. La facultad de conciencia crece. Si la mente genera enfado, inmediatamente toma conciencia de ello. Entonces todo lo que tienes que hacer es observar la respiración por unos pocos minutos y la ira se disipará. Cuando estábamos de malhumorados, podríamos tanto gritarle a alguien, como perder el control y golpearlo, esto sería una acción equivocada. Anapana nos previene de hacer daño. Cuando hacemos una acción equivocada contamina la mente, y la persona que practica Anapana se da cuenta inmediatamente de ello. El camino para liberarse de la impureza es observar la respiración por algún tiempo. Si continuamos observando la respiración, la impureza será disuelta y estaremos a salvo de causar daño.
Como ya explique, la irregularidad de la respiración nos da un aviso de alerta cuando nos irritamos. En ese momento, enfocándonos en la respiración, nos volveremos más alertas y no haremos nada errado.
¿Por qué consentir un sentido del humor que te estimula a hacer algo así? Hay muchas bromas que no precisan una conducta inmoral. Si haces algo errado una vez, aunque sea bromeando, te verás tentado a hacerlo una y otra vez. Hoy estás haciéndolo como broma y mañana será un hábito permanente. Seguirás justificándolo. La inmoralidad está siempre errada, por ello, intenta no consentirla nunca, ni bromeando.
La pregunta que deberías hacerte a ti mismo debería ser, ¿Por qué no podemos espantar a los mosquitos cuando nos pican? ¿Por qué quieres matar mosquitos?´ Si te pican, entonces puedes espantarlos con repelente sin matarlos. Puedes usarlo cuando estés meditando o en otros momentos, y los mosquitos no se te acercarán. Obviamente no te gusta que alguien te lastime. Un mosquito es un ser viviente como tú, y nació con un instinto natural de chupar sangre para alimentarse. Si no quieres alimentarlos, no los mates, solo mantenlos alejados, entonces no estarás causando ningún daño.

Es una acción poco saludable bajo cualquier circunstancia. Entramos en el hábito de justificar una mentira cuando no tiene ningún justificativo moral. Primero que nada, ¿cómo puedes estar seguro de que la razón para mentir es buena? Todos tienen limitaciones cuando se trata de analizar y comprender cosas, y tú también. Es difícil ser perfecto y saber claramente cuando la mentira fue dicha por una causa razonable. Incluso si dices estar seguro de que has mentido por una buena razón, entonces estás atado a la mentira de nuevo. Si mientes constantemente, adquieres el hábito de la mentira, y continúas justificándote con la excusa de que decir una mentirijilla no importa. Nunca adquieras este hábito. Que mentir no te tiente por ninguna razón. Di solo la verdad.

A veces, puede que evites la verdad por miedo a lastimar a alguien. Por ejemplo, tu profesor te pregunta quien estaba comportándose mal en clase. Tu sabes que fue tu amigo el causante de los problemas, pero no quieres que lo castiguen. Entonces dices una mentira diciendo que él es inocente. Comprende lo que sucede a causa de algo así. Superficialmente parece que haber dicho una pequeña mentira lo salvó de ser castigado. Pero en realidad, se ha causado un gran daño, y de hecho tú lo has ayudado a comportarse mal, porque el no estaba en lo cierto en el momento en que actuó incorrectamente, por el contrario, hará que se sienta incentivado a hacer lo mismo una y otra vez. Así que esa única vez que mentiste, le abrió la puerta a la mala conducta y a la desdicha para tu amigo. Si se hubiera dicho la verdad, la profesora habría dado el castigo apropiado para que esta persona no vaya por el camino equivocado en el futuro.

No se produce ningún daño por mantener el silencio si no quieres hacer ningún comentario. Si piensas que debes decir algo incorrecto o erróneo, entonces con humildad y firmeza, puedes rehusarte a dar alguna respuesta. No has hecho nada malo al decir la verdad, que es el hecho de no querer hablar. Por el contrario, si intentas salvar a alguien haciendo una declaración falsa, podrías perjudicar a esa persona, más que beneficiarla. No solo podrías dañar a tu amigo, sino que podrías dañarte a ti mismo iniciándote en el hábito de decir mentiras.

De la misma forma que proteges a los otros comportándote moralmente, te proteges a ti mismo de la misma forma. Por un lado te interesa protegerte y por el otro hablas sobre hacer las cosas mal. Si actúas inmoralmente, el resultado será desdicha. Así, ¿cómo podrías alardear de que te proteges a ti mismo? ¿Cómo puedes alardear de haberte salvado? De hecho, has arruinado tu propia seguridad por no seguir el código de conducta correcto. Debes fortalecer tu mente. Si la mente es débil, te dará cientos de excusas para quebrar cualquier principio moral. Te dirá que una mentira pequeña es justificable si salva a otro. Si la mente es fuerte, no escuchará una excusa tan poco convincente, y entonces te asegurarás de hablar y comportarte con decencia. Esta será tu verdadera protección. Gradualmente, la gente comenzará a conocerte como alguien creíble y experimentarás la dulce fruta de la buena conducta.
Si haces algo equivocado, entonces admítelo antes de que lo haga alguien mayor. No ocultes tus errores, porque así te vueles más propenso a repetirlos. Comenzará ese proceso sin fin. Si confiesas a alguien mayor y respetable que has cometido un error, y también le prometes no hacerlo nunca más, verás que tu mente se hará más fuerte. Cuando no ocultas ninguna de tus malas acciones, no estás tentado a repetirlas. Además, si estás determinado a no cometer el mismo error de nuevo, vas a comenzar a ganar fuerza en la mente. Este es el camino correcto. No hay otro camino para arreglar las cosas
Si eres lo suficientemente inteligente, entonces seguirás siendo amigo si es necesario. Primero que todo, decide por qué quieres seguir siendo amigo de personas así. Si tienes que estar acompañado de ellos mientras beben, entonces usa tu inteligencia y juicio. Si te rehúsas a beber diciendo que ahora eres una persona pura haciendo meditación, entonces se enfadarán contigo. Así que con firmeza rechaza la oferta de beber, diciendo de una forma educada que no te apetece. Esto será una declaración verdadera porque a nadie puede apetecerle beber si está intentando fortalecer su mente con meditación. Considera un ejemplo. Un hombre que sufre de diabetes sale con sus amigos una tarde. Los amigos quieren enredarlo para que coma, argumentando que solo una porción no le hará daño. Si come dulce sabe que se pondrá peor pero si es sensato no se dará por vencido y evitará sentirse mal. Dirá que es diabético y que no le apetece comer dulces, mientras que los otros son libres de comerlos. De la misma forma, ejercita tu fuerza de voluntad y con firmeza y educación rechaza cualquier oferta para fumar o beber, dando la simple, pero verdadera razón, que esas cosas no te apetecen. Puede que te preocupe que te aparten de ellos, pero si eres inteligente eso no pasará porque, ¿de qué te sirve ser parte de un grupo con esos hábitos?. Si puedes, mejor evitarlo, y actúa según estas advertencias cuidándote a ti mismo.
No quieras cambiar su estilo de vida. No estás preparado para hacer algo así hasta que no te reformes a ti mismo. Imagina que tienes una pierna herida, ¿cómo podrías ayudar a otra persona que solo tuviese una pierna? O que estás ciego, ¿cómo podrías mostrarle el camino a otro ciego? Por eso, primero mejora tu, y los amigos se sentirán atraídos hacia ti. Viendo tu ejemplo, te seguirán y se beneficiarán de ello. De otra forma, ¿cómo puedes esperar un cambio? Tu edad es una edad vulnerable. Corrigiendo a los otros, puede que te equivoques y tomes el camino equivocado. Por lo tanto, a tu edad, invierte tanto tiempo como puedas en fortalecerte a ti mismo y establecerte en el camino correcto para vivir. Deja a las personas preparadas, la tarea de reformar a los otros.
Lo sabremos si vemos o no una transformación en nuestras vidas. Si nuestra mente sigue generando tanta negatividad como antes, entonces no hay ningún progreso. El único criterio es observar si hay una disminución gradual de nuestras contaminaciones mentales, y si estamos desarrollando las buenas cualidades que antes nos faltaban. Si continuamos midiendo nuestro progreso con este baremo, entonces nos sobrepondremos al hábito de hacer cosas erradas y actuaremos sabiamente. Las demás personas comenzarán a reconocernos como una buena persona, porque la verdad y la pureza se convertirán en una parte integral de nuestras vidas.



Volver al inicio

Old Students

Traducciones

English
Français
한국어
Polski
Português
Pусский

Más información

Por favor visita www.dhamma.org/es